piercing en el ombligo sexy

Piercing en el ombligo: ¿duele mucho al hacérselo?

El piercing en el ombligo es un clásico desde hace años, que aunque ha quedado muy relevado por la popularidad de los tatuajes, aún continúa siendo una de las perforaciones más deseadas por las chiccas que están ansiosas de ser diferentes.

¿Y cómo resistirse a él? Es sexy, es atrevido y se puede llevar de muchas maneras, gracias a los dijes y accesorios de todo tipo de actualmente, podemos encontrar para lucirlo en todo su esplendor.

No tiene nada de malo querer una perforación como esta, pero antes de decidirte por completo, definitivamente hay un montón de cosas de las que tienes que estar enterada, como los riesgos que esto conlleva, si duele y cuales son sus consecuencias en el peor de los escenarios.

De esto y más te puedes enterar a continuación.

¿Duele mucho hacerse un piercing en el ombligo?

Es lo primero que se preguntan las interesadas. Realmente, la respuesta depende mucho del umbral de dolor de la persona, pues no todas resisten igual esta molestia.

Aunque hay que decir que la zona del ombligo, en efecto, puede ser muy sensible.

No obstante, ten en cuenta que el dolor también está relacionado al profesional que te haga la perforación. Una persona que sabe lo que hace, insertará el piercing en la zona correcta, reduciendo el dolor al máximo.

Además, también debes considerar pedir un pendiente que sea hipoalérgenico, para evitar reacciones negativas en la piel.

Cuidados al ponerse un piercing en el ombligo

Una vez que te hayas perforado el ombligo, debes esperar un tiempo prudencial para exponerlo. Es normal que lo notes inflamado y sientas un ligero dolor los primeros días. Si te atendieron en un establecimiento profesional, estos son algunos cuidados que te recomendarán llevar:

  • No exponerte al sol. Si pensabas lucir tu piercing en la playa o algún lugar por el estilo, tendrás que ponértelo con mucha anticipación, pues el sol puede irritar tu ombligo o empeorar su sensibilidad.
  • No tener contacto con agua o arena. Igualmente válido si vas al mar o a una piscina, por el tema del cloro. Es importante esperar a que la piel vuelva a la normalidad para hacer tus cosas con calma.
  • No dormir boca abajo. Lo ideal es hacerlo siempre boca arriba, pues la fricción o el peso de tu cuerpo sobre esa zona, te pueden hacer pasar un mal rato.
  • Respetar un período de curación. Este puede extenderse desde 3 meses hasta 8, dependiendo de la sensibilidad de tu piel y debes seguirlo al pie de la letra.
  • Extremar la limpieza y desinfección del ombligo. Una perforación conlleva una pequeña herida, por lo que este paso es importante. Probablemente te recomienden un jabón antibacteriano y/o bicarbonato de sodio para limpiarte.
  • Y por supuesto, si notas que tu ombligo te sigue doliendo o está mal después del período de espera establecido, lo mejor es que vayas urgentemente con el médico.

¿Cuáles son los riesgos de ponerse un piercing en el ombligo?

Como todo procedimiento estético de este tipo, el piercing en el ombligo conlleva ciertos riesgos, cuya probabilidad aumenta si eliges un establecimiento barato o que no tenga las debidas medidas de higiene.

  • Enfermedades por agujas contaminadas. Siempre debes asegurarte de que las agujas que usen contigo, sean nuevas y estén esterilizadas. Exige ver como las desinfectan, antes de usarlas. Por no hacer esto, muchas personas han contraído desde hepatitis hasta VIH.
  • Infecciones a causa de atención no profesional. Por eso es importante pedir a alguien con experiencia. El más mínimo movimiento erróneo, puede causarte un absceso que derive en infección o te deje una marca en la piel.
  • Falta de higiene. Pero los riesgos no terminan una vez que te has hecho la perforación. Tu trabajo es curarla y desinfectarla debidamente, todos los días, según las indicaciones que te den. No podrás usar ninguna joya o pendiente nuevo hasta que la curación termine.

Piensa bien en invertir tu dinero, si realmente quieres hacerte un piercing de manera segura.

Posibles consecuencias de un piercing en el ombligo

Esto no se trata de asustarte ni hacerte desistir de tu decisión. Pero como ya te habrás dado cuenta, lo más responsable al hacerte una perforación, es estar consciente de los riesgos y de consecuencias que, como estas, podrían afectarte si no tomas tus precauciones:

  • La primera es la irritación de la piel del abdomen. Si bien la inflamación es normal al principio, también tiene un límite y no debería tornarse en una molestia insoportable.
  • El granuloma, es otra consecuencia de un piercing mal efectuado. Este se caracteriza por darle a la piel alrededor del ombligo, una consistencia carnosa que solo puede ser tratada por un especialista.
  • Los agujeros hechos en el ombligo también pueden provocar el crecimiento de tumores. No te alarmes, son benignos, pero tienen que ser retirados por medio de una intervención.
  • Y finalmente, también conviene considerar que tu propio organismo podría terminar rechazando el piercing, como un método de defensa. En este caso, no habrá nada que hacer y será mejor desistir de la idea.

Antes de hacerte una perforación, revisa si tienes antecedentes alérgicos o en tu sistema inmune.

Diseños de piercing en el ombligo

Ahora que hemos pasado por todo lo malo, no es cuestión de que te desanimes. Si realmente estás decidida a hacerte una perforación en el ombligo, lo único que debes hacer es asegurarte de ir a un establecimiento seguro e higiénico.

piercing en el ombligo bonito

Y una vez allí, podrías decidirte por alguno de estos estilos de piercing.

En páginas como Pinterest, encontrarás una gran variedad de diseños para piercing en el ombligo que te encantarán. De ahí fue de donde salieron estos.

¿Cuál fue tu favorito?

About the author

Canal Femenino

En Canal Femenino compartimos tendencias, ideas y opiniones acerca de todos los temas que nos encantan a nosotras las mujeres. Esperamos que disfrutes estar en este espacio, así como de hacerlo crecer día con día. :)

View all posts

Deja un comentario